BIENVENIDA

Comunicarnos. No el mero informe. La idea es comunicarnos, servir de puente para que nuestros vecinos conozcan lo que se FABRICA en Ituzaingó y que ustedes tengan un acercamiento a lo que pasa en su distrito. Sabemos de sus ocupaciones pero también sabemos que NADIE SE SALVA SOLO y que aunque crezcamos edilicia y comercialmente SEGUIMOS SIENDO PUEBLO y orgullosos de serlo. Por eso vamos a permitirnos entrar en su mundo y contagiarlo y que se anime a contarnos lo que le sucede; y que a la vez, aunque sea de a poquito le vaya dando cabida en su “enterarse” a lo que pasa en nuestra patria chica. Porque hace 20 años y un ratito nomás decidimos convertirnos en LA VOZ DE ITUZAINGO, pero no solo de un sector, sino de todos los que tengan algo para comunicar y vaya si las 200 industrias que nos habitan tienen motivos para hacerlo. Daniel Jorge Galst

Industrias de Ituzaingó. Los comienzos

Fábrica de aguas gaseosas de Juan Mighetti. En Rivadavia 10376 entre Orcadas y Erezcano. Concesionario de Bilz, Quilmes y Palermo.
Fábrica de aguas gaseosas de Fortunato Stolbizer en Villa Ariza.
Metalurgia Liviana (1933) de José Pena. En Fragio entre Laprida y Alvear.
Aserradero y carpintería de Vicente Italiani. En Ratti 368.
Fábrica de polvo de ladrillo de Alessandria. En Brandsen al 2500. “El lungo Alessandria tenía una fábrica de polvo de ladrillo… yo le llevaba con los carros la tierra colorada que sacaba de los pozos… él la mezclaba y la vendía como polvo de ladrillo” (testimonio de Francisco Tornador).
Horno de ladrillos de Nicolás Defilippi y Juan Irigaray. En Coronel Arena, detrás de la quinta Seré en Castelar.

CASAS HNOS.

Atrás quedaron los años de gloria en que Miguel Casas producía, siempre artesanalmente, con operarios, 60 pares de zapatos finos por día. Desde 1940 con un oficio heredado de sus ancestros mallorquinos, instalados en la zona propia de la calle Boedo hasta que el tristemente famoso empréstito 9 de Julio y sus tan famosos “bonos” hicieron que la familia tuviera que buscar nuevos rumbos y Villa Las Naciones les dio cobijo. “Las margaritas silvestres en la orilla de Segunda Rivadavia, en ese entonces de tierra formaban parte de nuestro paisaje”, recuerda Miguel. Hoy Casas prefiere atender los pedidos particulares que son manufacturados por sus expertas y exclusivas manos; “yo los hago y yo los vendo” nos comentaba sonriendo mientras desnudaba lo que constituye un lugar común en muchos oficios… “a esta edad ya no estoy para lidiar con el trabajo de formar verdaderos profesionales, sobre todo porque los jóvenes, buscan todo para YA”. Nos retiramos de su taller impactados por su espíritu emprendedor al que, aunque lo disimule, se le hace difícil entender que una actividad tan noble no haya sido cultivada por jóvenes que puedan preservarla en el tiempo.

DTM

Todo empezó allá por los 40 en una casa de Pintos y Caxaraville. Eran tiempos en que la lona era 100% algodón y don Jesús Martínez empezó a darle forma a una empresa que conserva las raíces familiares, aunque como nos explica Cecilia (su nieta) Aldo (su papá) fue el que produjo un vuelco en el emprendimiento, innovando constantemente, lo que lo llevó a crear la primer pileta de lona poligonal. Hoy DTM sigue siendo una empresa familiar donde “aprovechamos lo mejor de cada generación”. Atrás quedaron los tiempos en que los abuelos vinieron a Ituzaingó buscando la “Córdoba Chica”. La lona de algodón fue reemplazada por la sintética. Sin embargo DTM conserva la misma pujanza y compromiso con la calidad. Hoy DTM es llevada adelante por Aldo, Diego, Laura y Cecilia.

ENERGIA GLOBAL

Atrás de un nombre tan simple y abarcativo hay un grupo de técnicos e ingenieros electrónicos que hace 20 años se dedican a atender y solucionar todos los problemas que se pueden suscitar con la energía eléctrica. Porque como aclaran graciosamente “no vendemos barritas de cereales” pero tu problema de energía, en el campo, en la industria, en el hogar y el comercio, te lo solucionamos en ENERGÍA GLOBAL. GENERACIÓN, ACUMULACION Y TRANSFORMACIÓN son las áreas donde esta empresa joven de Ituzaingó se desenvuelve garantizando ENERGÍA SEGURA.